Ventana hacia el futuro (un proyecto piloto en Holanda)

No hace mucho, después de una comida, paseaba con mi hijo por el pueblo. Por un momento nos parámos a mirar las estrellas en silencio. Él me cogió la mano y me preguntó: “Papá, si miro muy rápido, más rápido que la luz, entonces ¿podré ver el futuro?”. Le miré con sorpresa, y le contesté que esto sería fantástico. “Si tuviera que elegir entre vivir en el pasado, o vivir en el futuro, escogería el futuro”, dijo. Cuando le pregunté por qué elegiría el futuro, me respondió: “Porque tengo curiosidad.”

Y con eso, probablemente, indicó la esencia de la vida: el anhelo por lo desconocido del futuro. No sólo es cierto para un chico de 10 años, pero también para las personas de edad avanzada. El deseo por los acontecimientos del mañana, hace que la vida valga la pena.”

Así, Erik van Wel define desde Holanda la esencia de nuestro proyecto de colaboración como arquitectos preocupados por poder habitar felizmente nuestra vivienda hasta edades avanzadas. No se trata de soluciones técnicas, o constructivas, sino de soluciones arquitectónicas; soluciones que nos permiten crecer y vivir analógicamente en un mundo digitalizado. Mediante la intervención en puertas, ventanas, u otros elementos arquitectónicos queremos fomentar la interacción social y estimular nuestros sentidos. Creemos que la ayuda mutua simplemente se inicia por conocer un poquito mejor a nuestros vecinos. La puerta partida, por ejemplo, invita a una pequeña conversación, manteniendo suficientemente restringido el dominio privado. De la misma manera podemos hablar de un banco frente a nuestra vivienda en el dominio público.

Jacob Vrel

La construcción de una red social fuerte es importante para vivir de forma independiente. Está comprobado que una gran proporción de las personas mayores se sienten solas; necesitan verse involucradas en la sociedad y tener estímulos suficientes que les hagan desear el mañana.

En el proyecto “Kleinschalig Wonen” en Warmenhuizen (Holanda), una pequeña residencia para personas con demencia, diseñamos, a parte de un entorno acogedor y estimulante en materialidad, un lucernario sobre cada cama; una ventana para mirar las estrellas, ofreciendo a cada habitante la posibilidad de pasar la larga noche imaginándose el mañana.

BRTA_01    BRTA_02

BRTA_03

Para más información (en holandés):

http://www.brta.nl/zorg/kleinschalig-wonen-warmenhuizen/

imagen superior: cuadro de Jacob Vrel (1654 – 1662)

Anuncios